viernes, 16 de mayo de 2008

Partícipe necesario

Llegué a la estación y justo había un subte parado. Apuré los últimos pasitos y me metí un segundo antes de que cierren las puertes.
Quedé "atrapado" entre 2 sritas. No muy cerca como para comprometerme en lo emocional y/o ser sometido a roses eróticos, pero sí para escuchar cada una de las palabras que intercambiaban.

El subte avanzaba y yo creí que iba a ser difícil sacar mi libro desde abajo de la muchedumbre para sumergirme en la lectura y avanzar un poco más en la intriga... después decidí que valía la pena ni intentarlo: las chicas estaban hablando de talles. "Típica conversación de minas", me apuré a sentenciar.
Una le dijo a la otra que hay que ver bien el tema del tamaño, porque después aumentas unos kilitos y te quedan distintas pero que la posta es con una remerita. Que si la remerita después no te entra se empieza a complicar.
La otra asentía, pero sabiendo por experiencia propia de qué hablaba.
Después pasaron a implicancias un poco más administrativas y pensé que una de las 2 se casaba: la que "se casaba" estaba satisfecha con que en el laburo le iban a dar la semana que necesitaba los primeros días de septiembre. La otra parece que tuvo que combinar lo suyo para no faltar al laburo para el día de la madre.

Después la cosa pasó de castaño claro a castaño oscuro: empezaron a hablar de doctores. "Pobre", pensé. "Yo creía que estaba feliz por que se casaba y se iba de luna de miel y resulta que la pobre va a tener que someterse a una operación...".


"la cosa pasó de castaño claro a castaño oscuro"


El subte aceleraba y yo cada vez estaba más preocupado por estas chicas. La amiga la consolaba con que el post-operatorio no era tan jodido y que valía la pena.
Cómo puede valer la pena de que te duerman con anestesia, te arranquen un pedazo de vesícula y te duela por 2 semanas?????.


"Te van a quedar hermosas", le dijo la experimentada a la más nuevita en el tema.

Epa.

"Es que yo las quiero tener acá, bien paradas. Si me pongo y después están medio caídas me muero. Nada de perfil bajo", contestó la que se casaba y se operaba.

"A mí me cambió la vida. Andá de mi médico, que te va a cantar la posta sobre qué tamaño deberías ponerte".
"Todos coinciden en que me tengo que poner bastante, por mis caderas".


PAREN UN POCO CHICAS !!!!!
ESTAN HABLANDO DE PONERSE PECHOS !!!!! Y YO ???????
NO SE DAN CUENTA QUE ESTOY ACÁ Y NO PUEDO MAS ?!?!?!?!?


POR QUE NO ME PREGUNTAN A MI CÓMO PREFIERON QUE LES QUEDEN ?!?!??!?


Menos mal que llegamos a Independencia y una de las 2 se bajó. A mí no me quedó otra que mirar de reojo a la que se quedó, la operada, para ver cómo le habían quedado. No sé cómo estaba esta chica antes la intervención, pero la verdad que ahora le quedan de 10.

Mujeres, a no desesperar: No llegué a escuchar la dirección ni el nombre del cirujano que la operó (a lo mejor lo dijeron antes de que yo suba o a lo mejor estaba muy concentrado en otras cosas) pero si me la cruzo de nuevo le pregunto.

Espero que no se ofenda con un "Mami, quién te operó las tetas? Te quedaron divinas".

2 comentarios:

Luchin dijo...

mmm, qué tiene que ver la tabla de colores????

será por eso de que para gustos los colores??

Será que quisiste decir, con una simple imagen, que vale más de mil palabras, que no hay cómo decir si una teta es linda o fea??

Bueno, si fuese así, muy inteligente, caso contrario..........mmm..

Rondita dijo...

No solo vos, las 300 personas que estaban ocupando el vagón en ese momento escucharon la conversación. Me imagino a todos mirando y opinando entre ellos "que bien que le quedaron a la rubia" "si, igual la morocha como esta esta más que bien", "che, yo me podré hacer lo mismo" “no creo que te queden igual José, primero tenés que afeitarte”. Si sigue esta tendencia liberal de las mujeres en cualquier momento me internan por sobredosis de ratones.
Un abrazo leito