viernes, 24 de abril de 2009

Sospechosa re-habilitación

Cada tanto se suben al subte unos pibes de un grupo de no sé qué pindonga que es algo así como una granja de rehabilitación para adictos a las drogas.
Para no manguear directamente, venden productos elaborados por ellos mismos en su panadería.

El producto que ofrecen, paradójicamente, son pepas.


Digo yo, no sería más sensato que corten con la pepa y hagan palmeritas, ponele?

2 comentarios:

Rondita dijo...

O churros. el humor!!!
Que bueno volver a leerte leito.
Un abrazo

madamelulu dijo...

y no, palmeras da muy marley.