lunes, 14 de abril de 2008

120 minutos de 90 segundos cada uno

No importa a qué hora Ud. entre a trabajar.
Tampoco preocupa en qué zona trabaja, en qué rubro ni si es lejos o cerca de su casa.

Alguno después del trabajo tendrá la costumbre de ir a la Facultad, tendrá clase de tines, de Pilates y/o de cocina oriental con el mismo profesor que dicta Pilates (polirubrismo, que le dicen).

Nada de esto importa realmente.


Lo que sí importa es que 2 horas antes de terminar la jornada de laburo, no tengo un joraca de ganas de hacer nada !!! (No dije que el resto del día sí, atenti...)


¿Acaso los jefes no lo saben esto? ¿Los que te vienen a pedir algo rapidito para YA no saben que a esa hora no se pueden empezar cosas? ¿No sacan una estadística de que cualquier cosa que se pida a esa hora va a llevar 3 veces más de tiempo que si me la piden al otro día a la mañana?


Sres., colaboremos entre todos: la solución no es trabajar 2 horas menos, porque eso solo adelantaría el inicio de las últimas 2 horas de laburo. O me pasan las cosas a más tardar al mediodía, o será mañana tempranito.

¿Para qué hacer algo hoy que puede tranquilamente empezarse mañana a la mañana...?

3 comentarios:

moi dijo...

Creo que a alguien le cagaron la tarde...

Rondita dijo...

Es inevitable leito, es parte de ser jefe, es una forma de mantener esclavizados a los empleados. Ellos saben que no sirve de nada darte eso, saben que no lo vas a hacer, saben que te están cagando la tarde, pero lo hacen igual con el objetivo de que te vayas a tu casa pensando en la empresa, que no te vayas nunca de la misma. Es una forma de esclavizar tu cerebro más allá de la oficina. En fin, son unos hinchas pelotas.
Un abrazo

Anónimo dijo...

en el colegio pasa lo mismo esnsima cuando tenes una materia muy aburrida es muchisimo peor y despues tenes tarea de varias materias para el otro dia y ni te hablo cuando tenes que estudiar para alguna que otra prueba