miércoles, 9 de abril de 2008

El misterio de la puerta metálica

¿Qué problema tiene la gente, que no puede esperar correctamente el ascensor???

¿Cómo puede ser que cada vez que uno se toma un ascensor de esos que tienen las puertas metálicas, cuando llega a destino tiene que ver la cara de una vieja que se manda ni bien ve el hueco?

¡Espere que me baje, Señora! ¿Es muy jodido esperar el ascensor un pasito más atrás?!

No se puede creer. Estoy indignado!

2 comentarios:

Rondita dijo...

Es un mal moderno leito, nadie mira más allá de sus zapatos. Nadie se fija que hace el otro, sus deseos, expectativas, logros. Todos solo quieren lo que es de ellos sin importar si joden a los demás. Me paso lo mismo pero con el subte, la abalancha de personas que ingreso en la estación no me dió posibilidad de bajarme del maldito bólido. Aún hoy estoy putiando por esas cuatro cuadras de más que se prodrían a ver evitado con un poco de respeto y amabilidad.
Un abrazo

moi dijo...

Si, quería agregar el tema del subte. Es increíble. Habla de la inmensa falta de respeto por el otro .