lunes, 26 de abril de 2010

Entendiendo el supermercado en 3 simples problemas

Empiezo por poner en el fondo del changuito las cosas más pesadas (pack de leches, carbón, gaseosas) y luego recorro el supermercado en busca del resto de los artículos de la listita, sea esta física mental o aproximada. Aquí aparece el primer problema: las leches, las gaseosas y el carbón, no compartes góndolas y pueden llegar a estar a 150 metros entre sí.

Cuando llego a la línea de caja, me veo obligado a poner primero sobre la cinta las cosas más livianas, porque quedaron arriba del changuito (ver párrafo anterior para entender porqué) entonces tengo un segundo problema: cuando tengo que poner las bolsas con los productos de nuevo en el changuito, tengo primero las bolsas con cosas livianas y al final las cosas más pesadas.

Resuelto el entuerto de las bolsas en la línea de caja (ver párrafo anterior), entuerto éste que por lo general requiere la participación de un segundo changuito, llego al auto con los productos en su bolsa, listos para ser "acomodados" en el bául del auto y llegar así a destino. He aquí, el tercer problema: nuevamente están arriba los productos más frágiles y dudo que sea una buena idea llenar el piso del bául con verdudas, lácteos y huevos para después acomodarle arriba 8 leches, 4 cocas de 2 1/4 litros y una bolsa de carbón.


Hace falta acaso algún argumento más convincente que los anteriores para que en los supermercados empiecen a acomodar las cosas en las góndolas por tamaño, peso y fragilidad en vez de preocuparse porque los lácteos estén todos juntitos?

Tal vez comprar por internet me impediría vivr con este sufrimiento, pero sin dudas me traería otros tantos. La solución más viable que encontré por ahora es hacer las compras con 2 changuitos, uno para los "frágiles" y otro para los "heavys".
Si esta es la mejor solución, no quieran saber cuáles fueron descartadas.

15 comentarios:

eMe dijo...

Perdón, pero por más que el Sr. supermercadista te acomode las cosas como vos querés, igual las ubicarías en el chango tal y como las ubicás ahora, o acaso empezarías a poner lo frágil abajo???

Rodolfo Bebán dijo...

Tenes que usar changos y autos más grandes, para no tener que andar poniendo las cosas una encima delotra.

Roger Borratint dijo...

Me parece que acá el problema es que usted está queriendo obtener un resultado mediante acciones que no conducen a él. se aferró a la forma, perdiendo de vista el fin.

Sólo diré que existen formas de lograr su cometido, pero para emplearlas deberá primero transitar la vía del autoconocimiento y desembarazarse de ciertas estructuras.

Si le interesa yo vendo un libro de autoayuda por $900. Se llama "supermercados tóxicos".

Salud.

eMe dijo...

Jajajajaaaaaaaaaaaaa me morí con el título.

Oiga, no tiene uno para mí que se llame "usuarios tóxicos: cómo matar consultantes molestos manteniendo la buena vibra"???

Roger Borratint dijo...

No, pero ya mismo le estoy diciendo a la editorial que saquen uno. Tendrá el mismo contenido que todos los demás, pero orientado a otro sector del mercado.

Gracias por la idea.

Saludos!

eMe dijo...

Ve? No paro de generar ideas revolucionarias... (?)

LeO dijo...

eMe, Ud. plantea un problema que sin dudas se me había pasado por alto: acomodado así en el supermercado, solo me soluciona un problema.

Debería recurrir entonces a la solución aportada por el Sr. Rodolfo.

Rogelio, me gustaría adquirir 2 copias del libro que comenta. Me hace precio? Salen los 2 por $2.000?

eMe dijo...

Te das cuenta? Recién ahora vienen a admitir que necesitan una mente femenina que los ilumine en la totalidaT de los temas tratados.

2 opciones: mirada corta o poco super!!! jajajajaaaaaaaaaaa

Anónimo dijo...

LEO
PARA SOLUCIONAR TU PROBLEMA DEL SUPER ES MUY FACIL.
COMPRAS , PAGAS Y PASAS POR EL SECTOR DE ENVIOS Y LE PEDIS QOE TE LO TRAINGAN A TU CASA . LE DAS UNA PROPINA Y EL MUCHACHAO MUY AGRADECIDO, TE LO LLEVA A TU DOMICILIO Y TE LO DEJA EN LA COCINA Y VOS LO ACOMODAS CUANDO QUERES. ASI SOLUCIONAS TU PROBLEMA QUE SE TE ROMPA SE TE APLASTE ETC
MAMA

LeO dijo...

Gracias mamá por la idea.

Voy a ver si tengo tiempo de ir 1 hora al supermercado y después quedarme en casa 4 horas para esperar a que me traigan el pedido y mientras tanto cagarme de hambre.

Gracias.

Roger Borratint dijo...

Eso tampoco soluciona el problema, porque es evidente que en toda la cadena de repartija, va a haber alguno (o más de uno) despreocupado del aplastamiento de los materiales, y aunque uno no lo vea, las tostaditas llegarán rotas y los panes aplastados.

Rondita dijo...

Cuando éramos jóvenes, la flaca daba un curso de supermercadismo en un instituto privado. Uno de los puntos fundamentales era el orden de los productos en las góndolas. La idea no es facilitarle la vida al que compra, sino todo lo contrario, si el tipo tiene que hacer sanguches esa noche que se camine los 150 m para encontrar en una punta los panes y las otras el fiambre, y de mientras si ve algo que le llame la atención en el medio que se lo lleve. La única restrinción en el orden de los productos es la mezcla de productos tóxicos con comestibles, el resto del universo acomododador supermarquedil esta abierto a las nuevas ideas.

Un abrazo

LeO dijo...

Rogelio, Ud. osa desmentir a mi madre? Cómo se atreve? Ojos que no ven, corazón que no siente...


Egu, será tu mujer la culpable de estos males? Conocía esa teoría de poner las cosas que deben ir juntas, bien lejos. Siempre con el objetivo de que la gente recorra y se tiente, claro.

h dijo...

lo que hacen es cambiarte las cosas de góndola para que vos buscando el queso rallado (que antes estaba en la primera despues de los congelados ) veas todo el despliegue de productos a los cuales normalmente no les darías bola, y quién sabe, te tientes con alguna salsita rara o alguna conserva importadita.

LeO dijo...

h, en mi casa hay mostazas de diferentes cosechas y una enorme variedad de pepinos en conserva que bien sirven para abonar su teoría