lunes, 15 de noviembre de 2010

Larvas cotidianas

Tal vez Ud. no se de cuenta porque es medio pavote pero me siento obligado a hacerle saber que entre nosotros, diariamente, convive una gran cantidad de larvas. Llámese larvas a la gente que hace de nuestra existencia lo peor posible y que si hubiera una justicia divina que de verdad funcione, les arrancaría un brazo. O una pierna. O uno y uno pero cruzados.

Larva de subterráneo: se suben una estación después de la terminal y en vez de tomarse el subte para donde tienen que ir, lo toman para el otro lado. El subte llega a la terminal, las larvas NO SE BAJAN y emprenden el camino hacia su verdadero destino. A veces, solo a veces, la justicia parece asomar cuando el chofer grita "fuera de servicio" y las larvitas se tienen que bajar. El resto de las veces, es frustrante subirse a un subte que se supone vacío y que solo haya 2 asientos disponibles.

Larva de confituras: aunque se los podría incluir en otras mil categorías de escoria, los que se acercan a saludar a alguien con quien no hablarían ni aunque se quedaran encerrados en un ascensor pero se acercan a felicitar al que trajo facturas por su cumpleaños, dan asquito. Sobre todo si se quedan charlando un ratito con alguna excusa para poder llevarse una segunda factura a la cueva. Que se indigesten fuertemente porque las facturas estén un poco crudas sería una delicia.

Larva de estacionamiento: la gente estaciona mal, eso es claro. Salvo mi papá y yo, la gente no sabe estacionar (y yo lo aprendí de mi papá, claro). Pero nada justifica que alguien deje el auto con 3 metros de espacio adelante y 3 metros de espacio atrás. Si lo hubiera acomodado un poco, entraría cómodo él y otro vehículo. La justicia solo existe cuando se lo lleva la grúa. O aparece un auto de 2.90 metros, con un conductor hábil al volante y se lo estaciona para que no pueda salir ni en 2 horas. En los estacionamientos de supermercado las larvas dejan el auto atravesado, en diagonal o a la mitad entre 2 lugares. Si no hubiera reprimendas legales, les prendería fuego el auto.
Pasa que para eso tengo que encontrar un lugar para estacionar el mío primero... y no suele ser fácil encontrar un lugar.

17 comentarios:

Los amigos del duende dijo...

Jejejejejejej... le desee el mal a esas personas... demasiado tienen con ser larvas!!!!

eMe dijo...

Pertenezco a la primer categoría de larva.

Eso sí, yo siempre viajaba sentada, ud.?

LeO dijo...

Duende, es un esfuerzo chiquito para que todos seamos más felices. Claramente debe recaer sobre ellos lo peor.


eMe, sepa que la detesto fuertemente. No a Ud., sino a los como Ud. Yo viajo sentado porque voy de terminal a terminal ;)

eMe dijo...

Yo también iba de Alem a Lacroze, pero si lo tenía que tomar en Florida, pongalé, retrocedía ;) jijjijijijiiiiiiiiiiiii

LeO dijo...

De Florida a Alem hay CUATRO CUADRAS.

Digame si no las puede caminar y tomarse el subte en Alem...

eMe dijo...

NO =)

El Pami no me cubre dos reemplazos de cadera, puede ser peligroso agarrar esa bajada medio distraida y ud. ya me conoce... TORRRRPPPPEEEE!!!

LeO dijo...

OK, si tiene certificado la podemos excluir de la categoría.

Por favor, cuando maneje no haga lo de los estacionamientos, eh.

eMe dijo...

NUnca, se lo recontraprometo.

Yó.- dijo...

Suelo viajar en el subte solo suspendida por las demás gentes. Dificil que logre ver si el subte viene con asientos o si carece de ellos para que entre más gente parada.
Si no banco a alguien durante todo el año, no voy a andar haciendo exepciones el día de su cumple. Cero hipocresía.
Ahora con respecto al estacionamiento del vehículo, prometo tener más cuidado cuando estacione la escoba en la vereda.
Se lo juro por la mamá de los gatitos que me mira desde el cielo.

Roger Borratint dijo...

Me identifico como una larva de subte, porque ayer tenía que ir hasta LOS JODIDOS INCAS y en Florida nunca venía vacío. Me tomé el otro y me quedé sentado. Para mi sorpresa, mucha gente hizo lo mismo y por unos segundos me sentí incómodo. No me parece que tenga algo de malo. ¿Para qué voy a caminar esas 4 cuadras si hay un subte que me puede llevar, y en cuyo andén casualmente me hallo? ¿Qué debería hacer? ¿Bajarme y volverme a subir? No sé no sé... En mi defensa diré que si es que hay algún porcentaje de larvosidad, debe ser bajo!

La larva de confitura es muy difícil de identificar, porque las verdaderas intenciones de la gente, el fuero íntimo de una persona, es difícil de investigar. Sin embargo, por razones misteriosas, cuando aparece una larva de este tipo, SE NOTA. Solución, la misma que le dejé en el otro: prenderlos fuego y apagarlos con un palo.

Lo del estacionamiento es despreciable. Sin embargo es difícil de condenar a primera vista, porque la disposición actual de un auto estacionado, puede deberse a muchos factores. Quizás queda un auto entre medio porque antes había otro que ya se fue... hay muchas variantes, con lo cual sólo se podría condenar cuando vemos que alguien lo hace. Y ahí sí: prenderlo fuego y apagarlo con un palo.

Estoy medio reiterativo.

Salud.

LeO dijo...

El mayor problema de la larvosidad es no pensar en el prójimo. Yo entiendo que no quieras caminar 4 cuadras pero no te importa nada el tipo que se sube en Alem? Porqué tenés más derecho que él de sentarte? Hoy me tomé el subte en Juramento y no fui a Congreso y volví: no Sr., me fumé el viaje paradito.

Lo mismo pasa con los ascensores y los que se toman cualquiera que vaya para cualquier lado y después marcan su piso: si fuéramos más solidarios todos tomaríamos el ascensor que necesitamos.


Es verdad que en el tema de las larvas de estacionamiento a veces podemos ser prejuiciosos. Ante la duda, querosén y palos para todo el mundo.


(Si esta fuera una línea de asistencia al homocida Ud. estaría siendo contactado en este momento)

eMe dijo...

LeO, a ver... entiende de una puta vez. El tema NO es no querer tomar el subte en Florida, el tema es NO conseguir asiento en FLorida cuando tenés que ir hasta Lacroze o de los Incas

Entendés ahora o te hago un dibujito???

LeO dijo...

Yo lo entiendo PERFECTAMENTE.
Sé que subirse en la segunda estación es garantía de no sentarse. Lo que entiendo es que así funciona el mundo y el que se lo toma en la segunda estación debería bancarse no tener asiento.

Por qué no se hace lo mismo en los colectivos?

Ud. sabe que en los trenes que salen de Retiro se abren las puertas de un lado para descender y luego las del otro para ascender pero hay "vivos" que suben por las puertas por las que se desciende?

Ser "larva" es querer sacar ventaja de absolutamente todo y ahí es donde creo que estamos mal.
Es hacerse el dormido cuando sube una embarazada, es dejar el auto en doble fila para comprar cigarrillos.

eMe dijo...

LeO, toda su teoría no tiene sustento. Ud. NO tiene razón, por gil, por conformista, por evitar retroceder 4 putas cuadras viene y nos hace cargo a todos nosotros de que ud. no se anima.

Se jode, querido, SE JO DE!!! No está retrocediendo 3 estaciones. No no. Está retrocediendo 4 cuadas. Si ud. no lo hace y elige ser un pobrecito LeO que viaja parado, SE JO DE!!!

=) io le quiero, sabía?

Roger Borratint dijo...

Una cosa es pensar en el prójimo y otra cosa muy distinta es volverse loco. Yo le confieso que a veces me enrosco mucho con el tema de la amabilidad, pero trato de no darle tanta trascendencia, porque en el fondo son detalles cotidianos. Me quedo mal, por ejemplo, cuando accidentalmente no dejo pasar a una dama, y me enrosco. Después pienso "qué tanto, si por ahí la mina piensa que la dejo pasar para relojearle el pavo".

Tenemos que partir de la base de que la gente no se hace tanto problema por las cosas como nosotros. Yo me reconforto con eso. La verdad es que el otro día que hice eso, estaba yendo a una misa (sí, una misa man... la concha de la lora ¿quién me mandó a una misa un martes a las 19 en BELGRANO ERRE?), estaba fundido, después tenía que volver a la oficina porque tenía laburo colgado, y dije "Que me la soben todos, yo voy a viajar sentado y para que le deje el asiento a alguien, tiene que venir con certificado médico". No me interesa disfrazar o argumentar esto... me cagué en los demás y me puse por encima de una manga de desconocidos. Es así. Y si alguien me decía algo, lo iba a mandar a cagar sin ningún tapujo.

A veces la situación nos lleva a tener que cagarnos un poco en los demás, en pro de nuestra propia salud mental. El tema sería encontrar un límite, porque este razonamiento llevado al extremo puede conducirte a robarte las propinas de los bares por que te conviene más a vos tener la guita a que la tenga otro!!

LeO dijo...

Creo, Rogelio, que ahí está la clave.
Tampoco es que cualquiera que se tomé el subte para el otro lado es un sorete. Pero tampoco podemos pensar solo en nuestra metro cuadrado, flaco.

Yo he visto jovencitos codear viejas o empujarlas para adentro para poder llegar a su clase de tenis más descansados.

Roger Borratint dijo...

Empujar a una vieja SIEMPRE es un acto de justicia.

Ellas empezaron...flaco!! jajajajajajaj

Salud.