lunes, 22 de octubre de 2007

Anfitrionismo Nervioso

f. Med. Enfermedad de origen psicológico Se manifiesta en personas con ímpetu de servicio, que no pueden bancarse no ser anfitrionas de los eventos sociales y se auto ubican en ese lugar.

Yo tengo anfitrionismo. Lo sufro desde hace mucho tiempo, pero recién pude empezar a vivir mi vida plenamente cuando me lo diagnosticaron... ahora ya lo sé.

No puedo ir a un cumpleaños y no ayudar aunque sea apagando las luces cuando llega la torta. Si estoy en un bar, ayudo al mozo juntando los platos con los cubiertos cuando termino de comer. Si voy de invitado a un asado siempre termino haciendo la ensalada. En una reunión familiar, no puedo parar de reponer las gaseosas y si voy de invitado a un cumpleaños de alguien que no conozco (familiar lejano o conocido de mi novia) de una manera u otra termino sirviendo las empanadas, con las servilletitas de papel en la otra mano.

Si alguno está pensando "pero es un pelotudo"... no lo dude más. Es así. Se lo confirmo yo mismo.

Lo peor de los que sufrimos este terrible mal es que nos terminamos calentando con los que no lo hacen. Si voy de invitado a un cumpleaños y me pongo a ayudar, me caliento con los que me piden una gaseosa o los que dudan para agarrar una empanada con miedo a que sea una de carne picante en vez de una de carne suave.

Esta terrible enfermedad, me lleva a maldecir a amigos que en un restaurant devuelven un plato porque está frío, porque no les gusta o está demasiado jugoso, porque me siento yo ese mozo o ese cocinero que puso todo de sí para que estos desagradecidos lo traten de esta manera.


Haré lo posible por evitarlo; todo lo que esté a mi alcance (que no incluya ir a terapia, claro) será tenido en cuenta con tal de evitar este mal que me aqueja.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

no quiero generar polémicas pero el que escribió esta experiencia no es el mismo que se ganó el mote de Enemigo de los Mozos????

Pachi dijo...

Odio a los mozos new age (no el mozo de bodegón que suda su oficio), sino los pendejos de restaurantes modernosos, esos en los que se come mal pero cool (linda iluminación, generalmente). Por lo general es un post adolescente inútil con corte de pelo de $80, el que te va a traer siempre el plato que no pediste, al que se le complica si le pedís más de tres cosas, y ni hablar de los megapelotudos que te tiran la fanta encima!
Y si me traen la comida fría, qué! Me la tengo que comer igual!?
Y te dejo porque me tengo que ir a tomar la pastilla!