lunes, 8 de octubre de 2007

¡Salud...!

Tengo una irrefrenable necesidad de decirle "¡Salud!" a la gente cuando estornuda. Esto me pasa tanto para la gente que conozco (amigos, familiares, compañeros de trabajo) como para ilustres desconocidos que estornudan en un vagón de subte, en una sala de espera o en un velorio en el que podamos haber coincidido.
No solo eso: además tengo que decirselos una vez para cada una de las veces que se estornuda. Nada de decirlo una vez al principio y que dure o una al final y que sirva para todos los estornudos que se hayan producido.

Acá está el tema: por qué nunca se estornuda una sola vez? No conozco a ningún ser humano que estornude una única vez, aislada, solita y después pueda continuar con su vida. Dejemos de lado casos extremos como mi madre que puede estar estornudando 30 minutos ininterrumpidos sin que esto la haga pensar en resolverlo de alguna manera.

La distribución de la cantidad de estornudos del ser humano sigue la siguiente distribución:



(En definitiva, la mayoría estornuda unas 3 veces.)

La explicación científica de esto...no la tengo. Sí, aunque parezca mentira, no la tengo. Sin embargo, si tienen ganas les puedo contar un montón de otras pavadas al respecto que a lo mejor hacen olvidar el mal trago de no saber porqué la gente estornuda 3 veces.

El estornudo indefectiblemente genera una situación incómoda, porque a nadie le puede resultar simpático que un montón de gérmenes (ya sea en formato acuoso o más bien gelidificados) salgan de alguno de sus agujeros corporales a la velocidad del sonido al ruido de AAAACHUUUUUS.
Entonces, lo que hacemos es adaptar este estornudo a la situación en la que el mismo nos sorprende.

El estornudo en la oficina o en un ascensor lleno de gente es casi un estornudo para adentro. Hay gente que incluso cree fehacientemente que esto puede provocar la muerte (claro, son los mismos que creen que tragándose las semillas de la mandarina te crece un árbol adentro...).

Cuando por el contrario, el estornudo se da en un ámbito más bien amigable y socialmente relajado, es una explosión de sentidos que incluye un meneo de la cabeza hacia atrás para luego rápidamente acompañar hacia adelante, un ruido que comienza tal vez con una pequeña silbatina o suspiro forzado para terminar en un salpicar sin dudarlo mesas, sillas, paredes o volantes sin ninguna limitación ni inhibición.
Puede ser que a la larga esto nos haga a todos un poco más felices, pero convengamos que a veces, habría que ser un poco más medidos.

En definitiva, será cuestión simplemente de tener a mano siempre un paquete de pañuelos descartables, andar siempre con una mano libre por si se viene uno medio cargadito y avisar a tiempo cuando estamos manejando, para que el co-piloto se haga cargo del volante mientras se produce el estornudo que sí o sí, nos obligará a cerrar los ojos por un instante que puede resultar fatal.

5 comentarios:

Rondita dijo...

Si hay algo del estornudo que me desagrada son aquellas personas que lo ejercen sin colocar la respectiva barrera de detención de gérmenes en su propia boca. ¿Tan difícil es taparse la boca? Se que su intención es compartir su gérmenes con los demás, pero no seamos tan amables, un poco de egoísmo detendría un sin fin de posibles enfermedades. El tema da para mucho, aunque no lo creas Leito, el sonido del estornudo puede definir un poco la personalidad del estornudante, están los que no les importa nada y escupen y gritan al estornudar, los que se lo tragan con cierta vergüenza o angustia, los que son moderados y siempre estornudan con un pequeño ruidito y casi nada de movimiento corporal, los obsesivos que siempre viven con el pañuelo en el bolsillo por si acaso, y un montón mas que no los podría citar. Con respecto a que provoca muerte tragarse el estornudo aún no conozco ningún caso, pero si conozco el caso de una mujer que quedo con media parálisis facial por tragarse uno. Por último, ¿quien no recuerda el estornudo final de la película esa que achican a un submarino y lo meten en el cuerpo de un chavonsito con una cara de nabo tremenda que termina por levantarse a Meg Ryan? Un peliculon.
Muy buen tema Leito, un abrazo.

flor dijo...

Alguna vez te pasó que cuando alguien estornuda cerca tuyo entras en la diyuntiva de.. "le digo o no le digo Salud!?"
Más de una vez me pasó que después de decirle "Salud" al estornudador (léase el individuo que estornuda), éste, no corresponde el buen deseo con un "gracias", instantáneamente se te cruza por la mente "Quien me mandó a decirte Salud?!?!".
Entonces decidis nunca más decirle nada a nadie, hasta que un te encontras con alguien que te mira como diciendo "No pensas decirme Salud??"
y ahora si!! no sabes que hacer... la mejor solución? cuando alguien estornuda cerca tuyo, ofrecele un pañuelo o mirá para otro lado. :P
besop!

Anónimo dijo...

Estornudar tres veces es un tema Edípico. Uno por papá , otro por mamá y otra por el nene.Es´una neurosis nasal común.
Si estornudás más que eso ya sos un fiestero pervertido.

Anónimo dijo...

leo ai una cosa que te olvidaste con respecto al informe de salud que es el tema de la tos es mas o menos inportante que ahi pocas personas que despues de toser te disen 'salud' ej: Martin Roisman

le quiero hacer una pregunta al anonimo al anterior a mi comentario ¿quien es el nene?
me parese que se me esta subestimando por mi poca altura o mi tardia para llegar al mundo y no tiene que ver que soy seis mesino

Anónimo dijo...

El deseo de "Salud" viene de la antigüedad, cuando se sabía que el estornudo podía ser síntoma de una grave enfermedad: la gripe.
Muchos años mas tarde, con la Cafiaspirina, el técito tibio y otras cuantas, la gripe dejó de ser mortal pero el deseo de "Salud" quedó instalado.
Al gran pueblo Argentino ...