miércoles, 24 de octubre de 2007

El enemigo de los mozos

Mucho se ha hablado de mi relación con los mozos.
Que hago que me odien, que los odio sin importar lo que digan, que les hago la vida lo más difícil posible, que me encanta quejarme en restaurantes y demás.

Es 100% cierto.

Todo lo arriba expuesto es cierto.


Pero todo, como la vida misma, tiene una explicación. (Se viene una reflexión larguísima, sépanlo).

Hay varias categorías de mozos:
Están los mozos-mozos, aquellos que son mozos de profesión, no necesitan anotar nada para traerte todo al pie de la letra, conocen "como sale" todo lo que tiene la carta, está al corriente si algún plato se acabó y tiene el timing ideal para atender (nunca muy apresurado por retirar los patos, nunca escondido atrás del mostrador que no se le pueda pedir ni un vaso de agua ni la cuenta).
Esta categoría de mozo es odiado, porque ellos nos odian a nosotros, los comensales: se mueren por estar aunque sea una vez del otro lado y no ocultan su envidia. Harán lo imposible por amargarnos la comida, ya sea haciendonos pedirle 20 veces el hielo, no trayendo la sal hasta que el plato esté por la última papa frita y haciendonos desear con platos que nos recomendaron pero que todos sabemos que son un 10.
Esto por qué? Por qué no saben? Nooo.... porque son unos hijos de puta, con todas las letras.




Otra gran categoría, engloba al mozo-pasantía: pibes jovencitos, que están de mozo porque ya probaron suerte en McDonald´s, en Blockbuster, laburando de empanada bailarina y de cadetes y ahora se les dió por ser mozos. Está clarísimo que no es esta su profesión ni su vocación, difícilmente se acuerden de todo lo que pedimos (aunque seamos 2) y si lo anota después no entiende su letra. No faltará quien quiera tocar nuestro lado tierno al momento de calcular la propina con un "es que es mi primer día..." pero claramente brindan un servicio que lejos está de merecer un 10% sobre la cuenta para sus arcas personales.
Este mozo, también es odiado. Por qué? Porque no quiero de mozo a alguien que no sepa qué es una suprema a la Maryland, no se acuerde si hay helado de chocolate, de dulce de leche o de vainilla ni si tienen línea Coca o línea Pepsi.

El mozo-boludón, es el jovencito "piola" (rastas, pantalón babucha, algún que otro tatuaje, mucho aro y acento o "zezeo") que labura de mozo porque cree que es una manera "piola" de conocer gente (seguramente estudie teatro, tenga una banda y/o sea bastante puto). Por qué no te disfrazás de Pantera Rosa y te subís al tren de la alegría, pelotudo? Por qué tengo que aguantar que un tipo así se confunda una milanesa de pollo con una suprema de pollo y que encima me recomiende un vino para acompañar las rabas ????

Otro gran grupo es la moza-gato, que abarca a las Sritas. mozas que usan pollerita bastante corta, pantalón para sordo mudos, escotes increíbles y están más producidas que las de Bailando por un sueño, pero si le tirás 2 chistes que no le caben, te ponen cara de culo y terminás comiendo lo que ellas quieran. Si la mesa es toda de caballeros, vienen contorneando el culito porque saben que habrá propina acorde; si en la mesa hay parejas, olvidate de pedirle hielo... lo trae junto con la cuenta o con el helado.

Sea cual sea la categoría de mozo, los odio por lo mismo. A saber:

  • Nunca se hacen cargo de nada: si el precio estaba mal, culpa del cajero; si la comida está fría o tarda mucho, culpa del cocinero; si en el lugar están fumando y no se puede, culpa del gobierno.


  • Nos manipulan para que comamos lo que ellos prefieren: "la milanesa sale medio aceitosa, no te la recomiendo". Pero si esto no es lo de Ravenna!!! Claro que espero que sea aceitosa, carajo !!! O me vas a decir que las rabas "tienen mucho gusto a pescado"????


  • Son los primeros que escupen los platos cuando los devolvés porque están fríos. No los únicos, pero sí los primeros.


  • Te tratan como pelotudo cuando no entendés un plato. Me parece que no es culpa mía. A veces las cartas están escritas en egipcio, casi.


  • Se hacen los cancheros, que no anotan ni las bebidas. Después las traen como el culo: "quién quería agua con gas"... pero sí pedimos 5 cocas y una fanta ???


  • Cuando pueden, tratan de hacerse los graciosos. No funciona así. Si querés hacerte el gracioso, juntate con 5 mozos más y andá a McDonald´s a pedir un Combo. Si yo vine al restaurant con amigos, es porque me quiero hacer el gracioso delante de ellos y no que me gaste un mozo.


  • Suelen contestar preguntas qué nadie hace. Cuando la pregunta es "se puede cambiar la ensalada por puré?" la respuesta en vez de "Sí" o "No" es "la podés cambiar por puré, verduras grilladas, batatas fritas, papas bastón o zanahorias glaseadas". Cuando la pregunta es "cómo viene el volcán de chocolate?", te contestan "es una receta única en el país porque el chocolate de adentro es amargo y el de afuera no, lo hacen en el momento, por eso tarda 20 minutos y es para compartir". Pero si yo quería que me diga si viene con helado de vainilla o de frutilla nada más.... era mucho pedir?


  • Quieren participar a toda costa de tus eventos sociales: si estás festejando un cumpleaños, se mueren por cantartelo en italiano o con un bailecito, si pueden sacarte la foto ellos, felices de la vida y si pueden averiguar por qué estás brindando, su vida parecería cobrar mucho más sentido.



Ahora sí, si hay un mozo que odié, odio y odiaré por excelencia es el mozo "especializado".




La moda, en los lugares chetos y de comida americana es que haya 50 mozos para cada mesa: uno para dejar las servilletas, otro para tomar el pedido de bebidas, otro para traer el pedido de bebdidas, otro para tomar el pedido de comida, otro para traer el pedido de comida, otro para escupir el plato cuando lo pedís más calentito, ninguno para traerte hielo y todos para pedir propina.

8 comentarios:

flor dijo...

Hola! tengo algunos comentarios:

* Creo que si bien no hay que ser "amigo" del mozo hay que llevarse bien, ser agradable con él, sin importar cual sea su categoría. ¿Por qué? bueno, tiene sus beneficios: está atento a tu mesa, no le molesta que le pidas cosas, podes recibir un postre de regalo... claramente estos beneficios tienen mayor probabilidad de ocurrencia si el cliente es del sexo femenino, pero bueno, eso seguramente quedará para otra reflexión.
* Una anécdota: me acuerdo un día que fuimos a cenar y LeO pidió una seven up light y la moza (categoría pasantía) trajo seven up común; cuando LeO le da un sorbo a la bebida (aclaro: la bebida venía en vaso, si no, esto no tendría sentido) inmediatamente se da cuenta que la bebida no era dietética, entonces en un tono medio le dice a la moza: "Esta gaseosa no es dietética" y la moza responde en un tono medio boludito: "Ahhh, disculpá! no me di cuenta" a lo que LeO responde: "Y si fuera diabético?!!?!"
En ese momento, mi cara se transformó! Claramente LeO tenía razón, pero como todos sabemos que no es diabético no había motivo para imaginar esa posibilidad. El final: La moza muy amablemente y ya sonrojada le dijo que se la cambiaría. Y de acá es de donde se desprende mi último comentario..
* ¿Cuál es el límite para enviar algo de vuelta a la cocina? Todos sabemos del mito de que el cocinero o alguien dentro de la cocina puede hacer algo desagradable con tu plato si lo mandas de vuelta, capaz no, capaz solo se trate de un mito, pero eso nunca lo sabremos… Entonces cuando es realmente necesario devolverlo y cuando no? Por ejemplo, si pedís un cortado y te traen un café, en vez de pedir que te lo cambien, pedís muy amablemente: “Me traerías un poco de leche, por favor”. Ahora si el bife está crudo, definitivamente hay que mandarlo, como todo el mundo sabe la cocción mata todas las bacterias. Pero… si pedís ravioles con salsa rosa y te traen salsa de verdeo … mmmm, que dilema!! Entonces AHORA es cuando vale la “amistad con el mozo” jajjaja
Besos!

Anónimo dijo...

leo eso no me pasa tanto por que no tengo la edad suficiente para expirementar el trato de los mosos con amigos

juuli

Ariel dijo...

Estoy empezando a dudar de la veracidad de este blog.
Almuerzo con Leonel el 75% de los mediodias del año o tal vez mas. Y si es cierto que es el tipo mas garca con los mozos. De hecho si la moza o el mozo se equivoca con cualquiera que no fuera Leo y uno dice "esta bien dejalo, no hay problema", acto seguido Leo hace un escandalo.

¿Por que dudo de la veracidad del blog? Porque la entrada anterior a esta (sin contar a los vernaculos) dice que EL ENTIENDE A LOS MOZOS!!!! Cito fragmento:"Esta terrible enfermedad, me lleva a maldecir a amigos que en un restaurant devuelven un plato porque está frío, porque no les gusta o está demasiado jugoso, porque me siento yo ese mozo o ese cocinero que puso todo de sí para que estos desagradecidos lo traten de esta manera."
Leo sos conciente que Flor en el comentario anterior conto que devolviste una 7up por no ser light????
Con que version nos quedamos??? Entiendo que todos los que alguna vez almorzamos con vos tenemos pruebas suficientes que la realidad es que sos odiado por los mozos tanto como vos los odias a ellos...
Es mas, creo que debe haber un foro exclusivo de mozos en el cual deben tener un TOP TEN de "clientes odiados" y que seguramente debes estar entre los primeros cinco lugares.

El tipo esta laburando al igual que cada uno de nosotros... No merece semejante castigo.

Comentario al margen y solo para pocos:
Vuelvo a citar:"Por qué tengo que aguantar que un tipo así se confunda una milanesa de pollo con una suprema de pollo ..."

Creo que hay alguien que merece una disculpas...

Pachi dijo...

Estoy preocupado. Veo que todos tus amigos comentan lo "supuestamente intolerante" que sos con los mozos... Pero cuando vamos a cenar juntos sos amables con ellos, o a lo sumo tirás una de tus famosas ironías, que por supuesto ellos no entienden... O sea, y siguiendo la teoría del "policía bueno-policía malo"... sos así con los mozos cuando cenamos juntos porque, en esos casos, el "enemigo de los mozos" soy yo? Leo, entendeme! Cuando devolví el pollo relleno y dije de mal modo "llévese esto y tráigame una ensalada!"... yo tenía razón! Y ni hablar de cuando me fui del restaurante a la mitad de la cena porque no cerraban la ventana y hacía frío, y encima después me tiraron la fanta encima... y aparte la pelotuda se rió! ¿Cómo no me iba a ir (y a las puteadas)?
Leo, vos y yo tenemos cosas buenas... por qué justo nos hermanan estas?

Kenny dijo...

La verdad que yo siento lo mismo con los mozos y por eso prefiero tener que ir a alg�n lugar donde haya autoservicio... puede ser una alternativa viable no?

Anónimo dijo...

INDIGNADO (con mayuscula)!
Cuanto tiempo escuche hablar bien de tu "amigo" el mozo de los sandwiches que corren por mesa! cuanto tiempo?? cuanto???
No lo puedo creer! estoy indignado!
el MAGIO

Rondita dijo...

Me extraña Leito que en la categoría moza-gato te allas olvidado de aquellas que usan medias de red, un imperdonables decuido para tantos almuerzos en los dioses.
En mi caso nunca tuve problema con los mozos, simplemente hago mi pedido, si no es el correcto no importa, lo como igual, es parte del azar de la vida, de las sorpresas a la vuelta de la esquina, uno se debe adaptar, si en vez de mi napo me traen verduras al vapor, y bue, no era el momento para aumentar el colesterol, no es tan grave, solo es comida, si tuviesemos que jusgar a cada uno que nos atiende y lo hace mal no quedaría rubro sin tocar.
Un abrazo leito

walter666 dijo...

hey boludon... yo soy mozo y la propina me la dejan la gente como vos, los mas hincha pelotas que puedan existir... a los que mas rompen las pelotas les ponga cara de que los escucho y les traigo lo que quieren cuando quiero... y para informacion de todos los mozos ganamos mas con la propina que con el sueldo... en una semana llegue a juntar nada mas que de propina $700... como te quedo el ocote... y la proxima vez que jodas al mozo que te sirve fijate bien donde te escupio la comida... cuantos "pollos" te habras comido...