miércoles, 30 de enero de 2008

Qué (no) hacer en un recital en cancha de fútbol

Hace tiempo que para algunos el concepto de "ir al campo" dejó de estar relacionado con ver la naturaleza de cerca, poder ordeñar tal vez una vaca y desayunar oyendo los pajaritos.
Ahora el "campo" es la porción del estadio de fútbol que en ocasión de recitales de rock, pop o musica para melosos, vendría a ser donde por lo general hay pasto, arcos y jugadores de fútbol.

Los que saben, dicen que el campo es lo mejor para vivir un recital. No sé si lo dirán porque tenés que estar parado permanentemente por 3 horas, porque tenés que andar todo el tiempo relojeando que nadie te quiera chorear la billetera o porque está bárbaro que ante la primera que aparece una canción un poquito más emocionante te cagan a codazos, te empujan y te tocan el culo como si nada.

Si para Ud. el Manuel del hincha primerizo fue fundamental para la subsistencia en una cancha de fútbol, durante un partido de fútbol, no se puede perder el siguiente manual para sobrevivir en un recital de rock en estadio de fútbol.


Lo primero y más importante, es saber al menos a qué banda está yendo a ver. Le puedo confirmar, que con saber el nombre y haber escuchado una vez el último disco, la va a pasar como el culo. Cuando uno pone el CD cree que se sabe todas las letras, pero en realidad lo que está haciendo es terminando las últimas frases... ni siquiera se sabe las últimas palabas sino solamente las últimas sílabas o hasta letras. En el fragor del recital, la cosa es más complicada porque por lo general los músicos disfrutan muchísimo de no hacer lo que uno pagó para verlos hacer que es cantar, entonces apuntan con el micrófono al público para que éste cante por ellos.
Cómo viene la mano? Qué pasa si un día todos los que van a un recital se ponen en trolos y prefieren no cantar?



Por más que la banda salga a cantar y recorra el país o el mundo bajo el nombre de su último disco, éste seguramente tendrá como máximo 12 canciones (ya no vienen más con 20, como solían hacerlo... snif) y si las tocan todas seguidas el show dura 45 minutos. Si el show dura 45 minutos Ud. va a querer partirle la cabeza a los músicos en 12 pedazos, con lo cual conviene que éstos hechen mano a viejos éxitos con efectividad comprobada.

Claro, con efectividad comprobada si los que asisten al espectáculo no son unos paparulos como uno que están yendo a ver el rectial de un grupo que se acaban de enterar que existe y que bajo ningún punto de vista conocen sus últimos 25 años de temas pegadizos y de enorme suceso. Seguramente, este sea su caso. Pero no se haga problema: si empieza a ir a toooodos los recitales de la banda, en 25 años va a ser un fanático indiscutible y esto seguramente ya no le pase. Es un trabajo de hormiga, pero seguro valerá la pena.

Por último, pero no por eso menos importante, me gustaría acercar un consejo acerca del merchandising rockero por excelencia: la remera con las fechas del recital y los otros miles de recitales a los que la banda fue pero Ud. no ni tampoco va a ir.

Si lo puede evitar, no las compre.

Si no la va a usar... todos sabemos que no la va a usar.

A lo suma lo va a usar como pijama para cuando duerma solo porque tampoco va a querer alardear frente a una dama que Ud. es un fanático de un grupo al que no conoce. Menos que menos, va a usarla por la calle. Mire si todo el mundo le empieza a guiñar el ojo porque cree que Ud. es el fan número 1 de "los viejos chotos rock and roll"!!!

No, Sr. Más vale quedarse en casita, escuchar un disco tranquilo con la remera que a Ud. más le gusta y sentado en "el campo" o en las plateas según se le antoje.

Después de todo va a resultar más barato, menos innecesariamente agotador y si el tema le rompe un poco las pelotas o no lo conoce, lo adelante un poquitito, no?

1 comentario:

Quito dijo...

en general, los temas viejos son los más disfrutados en un show, recital, o como se quiera llamarlo... el hecho es simplemente que los "seguidores" de una banda los reconocen mucho más y ya se han identificado con ellos (incluso en sus versiones en vivo)... en cambio, con los temas de un disco nuevo todavía se están familiarizando...
en particular he asistido a algunos recitales y la realidad es que prefiero ir al campo... sino es como verlo en dvd... para encontrar tranquilidad me voy a tomar un café por ahí o al cine...
de todos modos por algo será que se llenan los estadios, porque hay gente que los disfruta de una manera y gente que lo disfruta de otra...
respecto de cantar o no los temas, o saberlos o no, la cosa es sencilla: nadie te obliga a cantarlos... si vas a ver una banda y no concocés más que un disco, lo mejor es escucharla y concluir en si te gusta o no el show de la banda en vivo... si te la pasás preocupado por todas las cosas que mencionaste, no tiene ningún sentido...

un abrazo.
quito.