miércoles, 11 de junio de 2008

Más sabe el diablo por viejo que por diablo

En algunos rubros en particular, debe ser celebrada la experiencia del profesional.
Aunque no es así en el caso de los profesores de gimnasia en las escuelas, donde es bueno evitar que dicte clases un viejo que se cae a pedazos o en el caso de los mozos donde lo ideal es encontrar un punto medio: ni un pelotudo que empieza hoy ni un mozo antiguo que por las dudas escupa todos los platos.

Donde sí es valorada la antigüedad en el desarrollo de la tarea, es claramente en al ámbito de la salud.


Lo cierto es que el médico con más años en el tema, ya controlo un poco mejor sus emociones. Un pichi que recién empieza tiene todo más a flor de piel, entonces ante un zarpullido le sale de adentro un "Uh, boludo estás al horno". Y a uno, que llegó al consultorio preocupado por su manchita en la espalda que pasó de color rosa a bordó viejo, esto solo lo empuja un poquito más hacia la idea de quitarse la vida bajo un colectivo en la avenida más cercana.

Lo mismo pasa cuando llegás con la lengua dormida al consultorio del dentista y le preguntás si tendrá algo que ver con que te arrancaron 2 dientes hace 10 días. La primera reacción interna del aprendiz de dentista, es pensar "esto lo vi una vez en la facultad pero decían que era rarísimo... justo a mí me viene a tocar???".
Él cree que solo lo pensó para sus adentros y nadie se dió cuenta de que duda, pero cuando empieza a transpirar como si de repente hubiese entrado al subte una manada de punguistas en busca de tu billetera y tiembla como si estuviera en Alaska con una remerita y sin bufanda, pienso que algo no está bien.

Yo por lo pronto sigo con la lengua dormida, el muchacho solo me dio más miedo y su consuelo de "esperemos unos días a ver qué pasa" no me dejó más tranquilo.
Eso y decirme "no tengo la más puta idea, pero en unos días vuelve el que sabe" es más o menos lo mismo, no?

1 comentario:

pmc27 dijo...

Horrible esa sensación de que el que te está atendiendo sabe menos que vos.

Si te deja más tranquilo a mi me sacaron las dos muelas de juicio de abajo y cuando me sacaron la segunda la lengua me quedó medio dormida por varias semanas, sin exagerar. Es una sensación de mierda. Parece que no se va a ir más, pero un día ni te das cuenta y ya se fue.

Pero sí, queda como un cosquilleo en el borde lateral.