domingo, 18 de noviembre de 2007

Manual del hincha primerizo (parte II)

Continuando con el manual para el hincha primerizo, es importante que tengan en cuenta los siguientes puntos antes de acercarse a disfrutar de un evento deportivo en vivo:

Convertibilidad: en la cancha todo cuesta lo mismo. La coca, el helado de palito, el bombón helado, la garrapiñada, todo cuesta 4 pe. Importante ir con cambio para evitar sufrir ante vendedores sin monedas.

Tolerancia: la pasión nos hace decir pavadas. No nos fijemos en gente que grita estupideces a los jugadores, ni que tira frases que no resistan el menor análisis. Ante un "que patee Crespo !!!", cuando Crespo ni siquiera está en la cancha, más vale hacer la vista gorda.

Arco cromáticas: no sé si Ud. lo sabía, pero parece que el árbitro no se viste más de negro. Me imagino que seguramente por la tele se debe ver esto, pero a lo mejor no le presté la suficiente atención.

Música folclórica: Prepárense para escuchar las mismas 3 ó 4 canciones repetirse una y otra vez. Por un lado mejor, porque no hay tanto para aprenderse. Aburren un poco sí, pero esto no es un casamiento. La que más sale es "Vamos, vamos Argentina", seguida de "Volveremos, volveremos" y el "Olé, olé, olé/Olé, olé, olé, olá".

Una oportunidad única e irrepetible: no me refiero a disfrutar de un evento de deporte de alto nivel, en compañía de otros 60.000 fanáticos ni mucho menos. Me refieron al hecho de que no hay repetición. Si no viste el gol, no estás seguro de si fue penal o no... lo lamento. Hay que esperar a llegar a casa, para estar bien seguro de qué pasó. Claro, pque para entonces será un poco tarde para discutir con el gordo de al lado o con el cocacolero, no?


Espero que esto sirva de guía util para quienes quieran adentrarse en el mundo de las barras bravas, los domingos de fútbol violento y tirarle sillas al contrario ante una goleada en contra.

2 comentarios:

Rondita dijo...

Fui tres veces a la cancha a verlo a river salir campeón, y una por la libertadores. Lo que más me sorprendió es que los muchachos de la barra brava, no el hincha común y corriente, se la pasa cantando y saltando dándole la espalda a la cancha, es decir ¡no ven el partido!, estos muchachos van a hacer ruido (y algún que otro negocio turbio) no a ver le partido. La última vez que fui lo hice en colectivo, saliendo con un grupo de simpatizantes desde una plaza de la plata, todos juntos en el mismo bondi. En el transcurso sucedieron varios eventos que sobrepasan la normalidad, entre los que cabe mencionar: un robó a un kiosco, lucha de piedrazo contra los habitantes de los monoblog del peaje, parada improvisada en 9 de julio e independencia a orinar en la rambla, escoltamiento policial desde la entrada a capital hasta la cancha, amenaza de muerte de los propios compañeros de colectivo, y demás que terminaron por influir en la decisión de no asistir más a estos espectáculos deportivos.
Un abrazo leito.

Ariel dijo...

No puedo parar de reirme. Sera porque jamas pense que Leo pisaria un estadio de futbol y menos justamente para ver un partido...
Ir a la cancha te saca toda la adrenalina de adentro. No hace mucho, fui a ver al Rojo a la cancha de Racing, popular, bien adelante de todos contra el fozo. A los diez minutos de comenzado el primer tiempo un señor grande, podria ser mi abuelo me toca el hombro y me dice "nene, ¿¿¿en tu casa no te dejan saltar???". Respuesta obvia "No no me dejan". Media vuelta y a seguir saltando...
Y volviendo de ese mismo partido (23:00 hs aprox un sabado) mensaje de texto de Leo que decia "TE PUEDO LLAMAR?", a lo que otra respuesta obvia fue "NO". Sacaba el celular ahi y era carne de cañon.
Hasta la persona mas tranquila puede aparentar ser violento cuando mete un grito "VAMOSSSS CHEEEEEEEE CANTEN CARAJOOOOOO"... Total no te ven mas...