miércoles, 24 de junio de 2009

El termómetro de la vida

Para tomarse la fiebre, se usa un termómetro que tiene un pequeño secreto: la estrangulación de la parte inferior. Eso explica porqué cuando uno se lo saca de abajo del sobaco, la temperatura no "se baje".

Ah, nunca se había puesto a pensar en eso? Ud. es un boludón, discúlpeme.


Los termómetros de temperatura ambiente, no tienen ese codito, así que el mercurio sube y baja libremente. En los termómetros de sobaco (o de máxima), sube por acción de la temperatura, pero no baja solito por gravedad: hay que hacerle ese movimiento agitatorio extraño e indescriptible, que para mi enorme sorpresa mi suegra (y solo ella) puede hacerlo con ruido de chasquear los dedos.


Estos últimos 4 días con fiebre, con promedio 10 tomadas por día, me permiten llegar a una humilde pregunta: a nadie se le ocurrió que podía ser una tarea medio difícil para hacer con 40 grados de fiebre, eso de bajar el termómetro con un golpe seco?
No se le puede poner un botoncito?
No se le puede comprar un accesorio bajador?

No, no me voy a comprar un termómetro digital.
Se pierde toda la emoción de los 5 minutos de brazo apretado, reloj a la vista y apuestas al resultado.

2 comentarios:

madamelulu dijo...

yo después de perder varias veces las bolitas de mercurio me dgitalicé. Vigile a su suegra, esos superpoderes uno nunca sabe en qué terminan.

la suegra dijo...

Todo para no decir cuanto me extranaste aunque sea para bajarte el termómetro!!!!!