jueves, 25 de junio de 2009

Lágrimas de cocodrilo

Se me acusa de insensibilidad multimedial.

Para aquellos no familiarizados con el término, dícese de la gente que no llora ante las cámaras de cine o televisión ni aunque estén matando a patadas a un osito Koala de esos cachetuditos.


En mi propia defensa debo admitir que el otro día, lloré.

Eran los instantes finales de Rocky III, cuando el semental italiano, recuperaba el cinturón al batir en K.O. al odiado Clubber Lang (más conocido como Mario Barakus).

Su mujer le pregunta "cómo estás, Rocky?".
A lo que el verborrágico Balboa contesta "No puedo estar mejor".


Ahí se me escapó el lagrimón.

1 comentario:

madamelulu dijo...

enjúguese las lágrimas cocodrilo