lunes, 10 de septiembre de 2007

La culpa es toda nuestra

No sé si el problema es que soy judío o que, pero me considero un ser humano con tendencia culpógena. Esto no es algo que se pueda tratar, pero tampoco es tan grave que acaso me vaya a quitar la vida arrojándome a las vías de un subte.

Los distintos tipos de síntomas del culposo, pueden catalogarse de diversas maneras, dependiendo del ámbito donde se corporice esa culpa.

Si cuando se olvida del cumpleaños de un amigo/ser querido y al llamarlo al otro día Ud. comienza la comunicación con un "me quiero matar, te pido mil disculpas pero..." entonces pertenece a la categoría Culposo-suicida.

Si cuando está comiendo en un restaurant y alguien pasa pidiendo comida o alguna moneda Ud. piensa "que injusta la vida, yo comiendo lomo al champignon con papas a la crema y de postre ya le puse el ojo a ese volcán de chocolate... mientras otros no tienen nada", la categoría para encuadrarlo sería la de Culposo-glotón.

La categoría conocida como Culposo-social, incluye a aquellos que cuando se organiza un plan para ir a algún lado con amigos, mete tímidamente una propuesta que sabe que a alguno no le gusta o alguno no puede y al lograr su objetivo remata con un "pobre... que lástima que no pudo venir". NOTA: Esta categoría también se conoce como Culposo-sorete.

La culpa por excelencia, es la del Culposo-lúdico: esta categoría corresponde a quienes dudan mil veces antes de consultar las respuestas a un crucigrama o a un autodefinido en la última hoja de una revista de juegos... pero al final sucumben ante la tentación pero se angustian por no poder resolverlos solitos... es que no es fácil. Te preguntan cada cosa!


Y Ud., qué culpa quiere tener hoy?

1 comentario:

TuTe dijo...

Revisando la definicion del culposo-suicida, me acorde de un cumpleaños del que me olvide... uy, de golpe me siento un culposo-sorete...