miércoles, 16 de septiembre de 2009

Todos somos: Expertos Espontáneos

Parece que aquel viejo cuento de la experiencia, de la capacitación, del "don" que algunos pueden tener para algunas cosas, es simplemente un chamuyo barato.

Sino, alcanza con preguntarle a los Expertos Espontáneos que de un día para el otro hablan de temas tan diversos como el Tenis profesional o la configuración de un router inalámbrico, como si se dedicaran a eso desde hace al menos 20 largos años.


El procedimiento es más o menos así:

  • Ud. elige una boludez que está en boca de todo el mundo pero que Ud. no tiene ni idea qué es y nunca vió ni hizo nada al respecto.
  • Lee en internet 5 minutos, se sienta con un vendedor 10 minutos y/o escucha a alguien hablar en el colectivo durante un viaje corto al respecto (Si hace todo junto, Ud. puede solicitar el título de posgrado directamente)
  • Vuelve a la oficina o su familia o círculo de amigos donde hasta ayer Ud. se quedaba afuera de todas las conversaciones y ahora habla como si un espíritu se haya apoderado de su ser y ahora Ud. sea la personificación de la experiencia en la tierra.

Posibles temas sobre los que se puede experimentar con éxito asegurado:
  • Inversión en la bolsa: ponga $500 mangos en Boden 2012 y salga a hablar pelotudeces como si fuera Bernard Maddoff
  • Jugadores profesionales de tenis: métase en la página del ATP, pispee las estadísticas de 2 ó 3 jugadores y empiece todas sus oraciones diciendo "Es increíble, tiene un promedio de..." y ahí tire uno de esos datitos que a medio mundo le chupan un huevo como la velocidad de la pelota al sacar, cantidad de dobles faltas o errores no forzados con cordones desabrochados.
  • Instalaciones inalámbricas: hoy cualquier boludo se instala un router y navega con su notebook desde la (in)comodidad del dormitorio. Por qué Ud. no, entonces? Hágalo: elija un router basado en los comentarios de los usuarios de Mercado Libre, llegue a su casa confiado y póngalo a andar. Llénese la boca hablando de decibeles y megabits, mientras el vecino se le cuelga para bajar porneta, porque Ud. no sabe ni lo que es una fucking contraseña.
  • Cocina de autor y preparaciones macrobióticas: en Cablevisión, el Gourmet es el canal 46. Ud. se sienta frente a la tele, canapés de mondongo en mano, prestando especial atención a productos o técnicas que nunca haya escuchado como endivia, alga nori, braseado, tempura, cordón de carré, etc. (los nombres foráneos garpan, eh). Después, se refiere a su afamado público armando oraciones del tipo "ayer me braseé una alga con vinagreta de peras y tabasco, sobre un colchón de tamarindo... no sabés lo que era!". Ni vos sabés lo que era, cagador.
  • Motores en general: párese en una esquina transitada del barrio de Palermo, tome especial nota de los autos que le llaman la atención y después se mete en internet a ver más o menos qué son y cuánto cuestan. Luego, con esa información prolijamente aprendida, se debe despachar con comentarios caprichosos como "yo lo que quiero es un Fairlane '72... ese auto me pierde, no te puedo explicar por qué". Aquí, será sincero por primera vez. También puede hacerlo con motos, lanchas o cuatriciclos. Total, para ser un mentiroso de lo mismo.


Así que ya sabe, boludo amigo, dese el lujo de ser más pedante que ahora y que los poco que todavía lo toleran dejen de hacerlo.

Conviértase en un Experto Express en un abrir y cerrar de ojos !!!

5 comentarios:

Diego dijo...

Hace algún tiempo, querido amigo, he conocido una chica de la cuál "me había enamorado perdidamente"… con todo lo que eso significa para mi…
Cumpliendo con mi premisa machista de que a las mujeres les encanta que le toquemos la música que ellas quieren escuchar, al menos en un primer momento, investigué a escondidas cuál era el tema que a ella le apasionaba, con el único fin de mostrarme interesado y acercarme a ella.
Había notado que esta chica era un poco “desestructurada”, para utilizar una palabra conocida en mi mundo, pero nunca me hubiese imaginado que el tema que tanto le apasionaba era el HORÓSCOPO MAYA….
No te imaginas lo difícil que fue mi primera aproximación a este tópico (y mi segunda y mi tercera y….)
Te invito a que “googlees” Horóscopo Maya y te darás cuenta lo que te digo…
Uno puede memorizar los signos… Escorpio, Leo, Virgo, intentar adivinar por asociación con algún conocido o pariente, cuál es el signo de una persona apenas te digan la fecha de nacimiento… Hasta conocer dos o tres características principales de cada signo como para opinar sobre tal o cuál persona…pero los signos MAYAS??? Imposible!!
Me he acercado a temas que odio de manera viceral, cómo física, química… aprendí mucho de historia, filosofía o psicología… Me interesé por la moda, el arte y el feng shui, opiné con vocabulario técnico sobre perfumes y pilates, siempre intentando rescatar de cada tema algo interesante que discutir, charlar o meditar…pero esto me superó... rotundamente me superó.
No me alcanzaron los 5 minutos que sugerís, ni diez, ni todo el tiempo del mundo me hubiese alcanzado!, sobre todo cuando uno se haya enfrente de una experta con decenas de libros entre sahumerios en su biblioteca y un calendario maya en su mesita de luz…
Sinceramente hice agua en el emprendimiento…aún cuando ella, bondadosa por cierto, supo premiar mi esfuerzo.

DAM

pmc27 dijo...

pobre Maradona, acá arriba... Lo bueno hubiera sido que le dijera: Mirá, no tengo idea del horóscopo maya, pero me encantaría que me cuentes... total, a las minas les encanta que las quieras escuchar y contarte cosas. Igual quedaba bien sin leer tanto...

LeO dijo...

Te cuento que no es Maradona quien escribe (es 10 veces más groso).

Si él dice que hubo que aprender un horóscopo, HUBO que aprenderlo, eh.

pmc27 dijo...

jajaja ok...

Verdeman dijo...

Hola! hey amigo esto es una guia para ser una persona totalmente falta a las cual destesto profundamente, tambien odio a las personas que dicen tener experiencia, por favor!! experiencia de hacer la misma cagada una y otra vez! hey diego es es bueno ser algo culto, pero no trates de engañar que tarde o temprano se va a dar cuenta.