viernes, 27 de noviembre de 2009

La pinta es lo de menos

Si veo a un tipo desayunando en un bar un día de semana, pienso que:

  • Tal vez es un grosísimo ejecutivo a punto de meterse en una reunión importante y para no llegar tarde cayó un ratito antes en un bar. Tiene la empresa bajo control y por todo lo que laburó, se puede dar este lujito;
  • o es un recontra conchudo, vago, de esos que viven de los viejos hasta los 40 ó que nunca en su vida laburaron pero tienen culo y siempre salen parados o dijeron que estaban enfermos pero es mentira.

Todo depende de si está vestido con traje y corbata o no.



No sé para que se inventó el televisor a colores con lo bien que se vive la vida en blanco y negro

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Los ejecutivos que tienen todo en orden, no llegan temprano. Ya que, por lo general las reuniones van a ellos... ellos no van a las reuniones.

La gente que sale a desayunar fuera de la oficina es porque seguramente su mujer trabaje en la misma a dos escritorios de diferencia.

Y vos que hacias en la calle a esa hora? en horario de desayuno?

eMe dijo...

eeehhhhh pero qué simplista che!!!

LeO dijo...

En horario de desayuno seguramente esté saliendo de mi casa. No estoy llegando particularmente temprano a la oficina.

Simplista no... yo diría "tajante".

Roger Borratint dijo...

"Un recontra conchudo, vago, de esos que viven de los viejos hasta los 40 ó que nunca en su vida laburaron pero tienen culo y siempre salen parados" --> A este perfil de gente ya creo que se le puede llamar Ricardo Fort, como para abreviar. Ejemplo: "Hoy vi un Ricardo Fort".

¿Qué pasaría si ves un viernes a alguien sin traje ni corbata, pero con pantalones blancos, remera con cuello y chalequito lacoste... Ese yo creo que es un ejecutivo MÁS grosso del que dijiste, porque este tiene todo TAN controlado que directamente los viernes no labura y se va a jugar al golf.

pmc27 dijo...

Yo creo que si tiene traje y corbata es uno de los conchudos, garca y mentiroso.
En cambio, si está de remera y jean es tan exitoso que no necesita vestirse de traje para la gilada.