lunes, 30 de noviembre de 2009

Como si la hubiese parido

A mi abuela le hicieron un estudio, del cual esperábamos la opinión experta del médico de piso.

El medico de piso resultó ser un experto escapista, porque mientras le hacían el estudio terminó su turno y se fue a su casa a ponerse ojotas y a tomar mate con su jermu. Mi mamá no tomó de buena manera esta noticia ni la subsiguiente ("hasta mañana a la mañana no hay nadie que les diga nada")

Ya en el pasillo, descubrimos con sorpresa que una Sra. que acompañaba a su internado padre, pasaba por pesar similar al nuestro en esta experiencia de que no haya un solo médico pare decirle nada.
Este suceso ocurría a escasos metros de donde estábamos, por lo cual todos los escuchábamos, pero respetábamos la (no)privacidad de la conversación.

Mi mamá estaba callada.
Más callada que lo habitual.
Callada, cosa que casi nunca ocurre.

Y miraba como de reojo, el pequeño reclamo que tenía lugar cerca nuestro.


La miré y anticipando su lugar le dije "Mamá, ni se te ocurra meterte, eh".

Ahí mismo estalló "Cómo no me voy a meter?????"


Ay, Rosita... si te conoceré...

4 comentarios:

eMe dijo...

Jajajajajajaaaaaaaa la quierooo!!!

La otra de mí dijo...

puso orden rosita?

LeO dijo...

No. Se lo impedimos a fuerza de bozal.

Roger Borratint dijo...

jajajajaja!! Yo tengo un elevado índice de Rosismo. Creo que me hubiera metido como para compartir y acrecentar la indignación. Si mi vieja fuera como la tuya, nos acoplaríamos y el mundo sería un lugar más difícil de habitar. Por suerte tenemos gente como vos y como ella para equilibrar el universo.

El médico un hijo de puta. Por lo menos que deje un reemplazo... algo. No digo que tenga que estar 24/7 esclavizado ahí, pero alguna solución alternativa tiene que poder haber.