miércoles, 5 de agosto de 2009

Subte subdesarrollado

Como si acaso pudiera ser posible, hay un medio de transporte que combina lo peor de todos los demás medios de transporte urbanos.

Éste, Sres., es el PREMETRO

Para empezar, el nombre no es el más acertado.
(La frase anterior quedó medio tibia) el nombre está puesto como el culo.

PRE (antes) y METRO (subterráneo) pretende hacer referencia a que uno se lo tomaría antes de tomarse el subte.
El primer error, es que en base a ese concepto debería llamarse POSTMETRO el carril que va para el otro lado, lo cual traería el siguiente tipo de quilombos: "Me tomo el Premetro y el Subte, hago el trámite y a la vuelta tomo el Subte y después el Postmetro". A vos te parece?.

El segundo error contenido en las mismas 8 letras, es que acá nadie le dice METRO al SUBTE. Eso dejalo para Colombia, Perú, Venezuela, Puerto Rico, Córdoba... pero acá se le dice Subte, que viene de Subtearráneo.

Las herencias que hacen del Premetro un medio de transporte calamitoso provienen de los medios más utilizados: Subte, Colectivo, Tren.

El Premetro al igual que el Subte recorre una vía fija, tiene estaciones predefinidas a lo largo del trayecto y tiene vagoncitos. Las otras características que comparten es que si no estás atento o
no tenés muy claro el trayectote pasás y te la regalo, siempre está hasta las manos (hacen lo imposible para regular la frecuencia así las personas entran con calzador) y cuando uno más lo necesita, están de paro.

También tiene cositas que heredó del colectivo: son roñosos, tienen una máquina de monedas que encima no tiene un chofer que la opere, así que si te morfa las monedas andá a cantarle a José Metrovías, y como anda por la superficie,
si llueve te cagás mojando durante todo el viaje y si hay sol, te derretís. En el caso de que recorra zonas de tumulto frecuente y/o villas donde generalmente andan a los tiros, tenés alta probabilidad de que te peguen un corchazo. Particularmente para el Premetro, el 95% de su recorrido atraviesa zonas de alta probabilidad de lloviznas (de cascotes) aisladas.


Además hay similitudes con el tren: los andenes son tierra de nadie, en el medio de un desierto ponen una escalerita, una plataforma de cemento y que sea lo que el Sr. quiera (el Sr.
José Metrovías) y no hay nadie a quien preguntarle si uno tiene dudas sobre el destino correcto. En el tren está el enmascarado de la boletería (al que solo se le ven los dedos salir por la rendijita de las monedas, pero uno no sabe si atrás hay un mono con una falsa mano de humano o si hay solo una mano). Bueno, en el Premetro ni eso.
El Premetro tiene "ramales", pero que no se diferencian hasta bien entrado el viaje, como las diferentes líneas que salen de Retiro, donde uno se da cuenta que no es el ramal que va a Tigre recién cuando el tren para en José Leon Suárez y se bajan hasta los vendedores ambulantes.


Si Ud. puede evitar el Premetro, se lo recomiendo de todo corazón.

La única necesidad imperiosa estaba asociada a la renovación del registro, que ahora se puede sacar en el CGP de su barrio.
Así que déjese de joder y no se duerma, que si pasan más de 90 días hay que volver al Autódromo.

Y cómo se llega al Autódromo, sino es con 2.5 hrs arriba del 114?
Con el fucking Premetro... iupi!!!

1 comentario:

Marisa dijo...

Solamente una aclaración..., en Córdoba no hay "metro" sino TROLEBUSES... Y te aporto un dato adicional, son conducidos por mujeres.!!!!