viernes, 2 de octubre de 2009

Recetas de cocina con mi mamá

Arroz blanco alaquemeimporta:
Ponés la cantidad que vos quieras de arroz en una olla y le ponés mucha agua.
Más o menos un ratito después que hierve, apagás el fuego.
Vas a ver que el arroz se hincha, se hincha y cuando vos quieras lo sacás y ya está.


Flan de vainilla en sobrecito:
Calentás un litro de leche en una olla que no sea de acero inoxidable, ni enlozada, ni de teflón, ni nada de esas que tenés vos: cuanto más cualunque, mejor. Cuando está por hervir, le tirás el polvito en forma de lluvia y lo mezclás. Las compoteras así chiquititas son bárbaras, porque te salen justo 8 porciones.

2 comentarios:

La otra de mí dijo...

seguro que con esos detalles mágicos le salen bien

Luchin dijo...

No entiendo esta entrada, no es una queja, no es una admiración, sólo es una observación, de una situación normal, cojones tío, cojones tienes, te felicito por estar atento a la vida.

Yo comenzaré a publicar entradas sobre mis postres, estoy de cocinero porque ese es mi objetivo en la vida, nada de ingeniería ni planes ni power point, la comida es el eje del amor.