jueves, 16 de julio de 2009

Chalecos de fuerza

Hago fuerza y más fuerza y sigo sin entender la absurda moda de los chalecos.
Menos que menos entiendo a los que los defienden a rajatabla o se rasgan las vestiduras diciendo que está en el top ten de los mejores inventos de la humanidad.

Sr., Sra. usar un chaleco es una pelotudez en el 98% de los casos.
Si Ud. tiene frío, se pone un buzo o un pullover.
Si Ud. no tiene frío, alcanza con una remera.
Cuáles son las posibilidades de que tenga frío en el pecho pero calor en las mangas? Con esa misma lógica debería haber prendas que tengan una manga larga y la otra corta, por si uno tiene solo frío en el brazo derecho.
Encima hay chalecos gruesísimos, con los cuales la diferencia térmica entre ombligo y codos se hace intolerable.

Desde mi perspectiva, un chaleco es como un slip pero para la mitad superior del cuerpo: cubre solo el centro, deja libres las extremidades.
Cómodo es, pero tampoco es para andar en calzones por la vida.


Por favor, ni entremos en argumentos estéticos.
Por favor les pido...

2 comentarios:

madamelulu dijo...

estoy con usted, el chaleco no es nada. ay no, me acabo de acordar que yo tengo un chaleco para remar que tiene telita rompevientos en la espalda. aguante el chaleco par remar. Muy intersante el link slip.

Dos dijo...

Yo tengo un chaleco que para colmo tiene cuello de polera, o sea es un chalera.
Lo uso de vez en cuando, dos veces por año tal vez. Cada vez que me lo pongo pienso, como mierda voy a tener abrigado el cuello y desabrigados los brazos?