jueves, 2 de julio de 2009

"Dame.... 2 kg de tomate y un cajón chiquito"

Cuándo fue que se perdió la inocencia de los verduleros y dejaron de dejar en la calle los cajones de madera que no necesitaban?

Quién tuvo la idea de pedirle que lleven de nuevo el cajón vacío al día siguiente y correr el riesgo de que un cajón de manzanas sea al día siguiente un cajón de berenjenas?


Cuando la seña era de uno o dos pesitos, casi al borde de la desesperación, he llegado a ofrecerle una propina al verdulero amigo para hacerme con uno de esos cajoncitos.

Hoy pasé por una verdulería y el cajón tenía escrito de costado: "SEÑA $8".

Se fueron al carajo. Suspendidos los asados hasta que baje el precio del cajón.

1 comentario:

madamelulu dijo...

usted hace cenizas el recicalje forestal