viernes, 3 de julio de 2009

Siempre hay algo

Nunca, pero nunca, pero nunca alguien se tuvo que quejar de que no subí o de que no bajé la tabla: mis papás me enseñaron el arte de la puntería y sino, el papel absorbente que todo lo repara.

Entonces, van e inventan esa mierda de escobilla para ocultar otros rastros, que no hizo más que volver a incluirme en el universo de Sres. a los que sus mujeres le gritan porque algo hicieron mal alrededor del inodoro.


Si esto sigue así, pongo letrina. Y se van todos a cagar (paradójicamente)

2 comentarios:

madamelulu dijo...

juaaaaaa

pmc27 dijo...

Hay gente que no sabe reconocer los esfuerzos de uno.

Yo siempre dejo la tabla abajo. Pero nadie viene y me dice: che, gracias... pero claro, la dejás arriba y: che, acá viven mujeres también!